“Burnout” en Entrenadores de Tenis: ¿Qué Es? ¿Qué lo Causa? y ¿Qué Podemos Hacer?


Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp

Ser entrenador de tenis puede ser una actividad amateur placentera, un trabajo a tiempo parcial, o el oficio de toda una vida. En cualquiera de estos casos, ayudar a que los jugadores aprendan la técnica y la táctica del tenis y colaborar en su desarrollo como personas puede ser un reto positivo y gratificante a nivel personal. 

Sin embargo, ser entrenador de tenis, especialmente cuando se trabaja con jugadores de competición, puede significar el vivir con presión y agobio.

Piense como ha vivido sus experiencias como entrenador de tenis durante los pasados meses. Las preguntas que se incluyen a continuación: ¿Resume lo que sucede en su corazón y su mente cuando piensa sobre el tenis y sus jugadores?
Como entrenador, ¿Tiene repetidamente la sensación de verse superado y sentirse como que no disfruta de su trabajo? ¿ A menudo se encuentra a sí mismo bajo de moral y siente que no está consiguiendo como entrenador lo que desearía? ¿A menudo se siente
cansado, como si no tuviera suficiente energía para hacer frente a las exigencias de su trabajo como entrenador? ¿Le parece que se aleja progresivamente de sus jugadores? ¿Se encuentra cada vez más pensando sobre dejar su trabajo como entrenador? Si afirma con la cabeza a estas preguntas, tal vez sufra de burnout”.


¿Qué es el “burnout”?

En la psicología del deporte actual el “burnout” se refleja en respuestas psicofisiológicas exhaustivas como resultado de esfuerzos frecuentes, algunas veces extremos, y generalmente ineficaces para hacer frente a unas exigencias excesivas” 

Cuando estamos quemados queremos abandonar. Este abandono se puede manifestar psicológicamente (p.ej.,sintiéndose con poca confianza y control personal sobre la situación), emocionalmente (p.ej., sintiéndose continuamente “up tight” o tal vez despreocupándose de), y/o físicamente (p.ej., sintiéndose cansado).

Claramente, cuando un entrenador se viera afectado por dichos síntomas le sería imposible llevar a cabo sus obligaciones de manera adecuada y entusiasta rindiendo de forma óptima. Además, cuando son intensas y recurrentes, las características del “burnout” pueden tener consecuencias importantes para la salud física y mental de los entrenadores. Las investigaciones han descubierto que los individuos que sufren “burnout” están expuestos a pérdidas o ganancias aleatorias de peso, depresión, mayor susceptibilidad a lesionarse, hábitos de sueño pobres, y/o sistemas inmunes deprimido.
Finalmente, las expresiones mentales, afectivas y psicológicas del “burnout” pueden y, a menudo lo hacen, establecer el cuadro de conductas de abandono. Es decir, que el “burnout” puede ser la razón clave por la que los entrenadores abandonen.


¿Qué causa el “burnout”?

Se asume generalmente que el “burnout” es el resultado de unos niveles altos de estrés y descontento crónicos surgidos de factores estresantes del ambiente, como la presión por ganar, obligaciones de viaje, desacuerdos con dirigentes o padres, y/o intentar llevar a
cabo demasiados trabajos . Sin embargo, las exigencias mayores o más conflictivas a las que hacen frente los entrenadores en el mundo del tenis competitivo no se traducen automáticamente en “burnout”. Sino que este fenómeno es el resultado de una “falta de sincronía ” y de una mala interacción entre la persona y la situación. Específicamente, parece que los
requisitos del “burnout” son: 

a) La manera en que los individuos perciben dichas exigencias

 b) Como ven sus posibilidades de hacerles frente

 c) Como ven las consecuencias si no consiguen lo que se espera de ellos.

Cuando los entrenadores sienten que no tienen control sobre lo que se necesita hacer para solventar las exigencias que consideran muy importantes y que significan mucho para ellos, tienen el riesgo de “quemarse” . Si estos entrenadores, además, no poseen las habilidades para hacer frente al estrés que resulta de esta situación, el “burnout” será obvio.

Una investigación sobre el grado y las características del “burnout” con entrenadores universitarios de EEUU (163 varones y 98 mujeres de edades entre 25 y 77 años) llegó a la conclusión de que estos entrenadores sufrían niveles de “burnout” similares a los de otros profesionales como enfermeras y preparadores físicos. También concluyeron que existían factores de personalidad que predecían directamente el “burnout” en esta muestra. De forma consistente con los precursores del “burnout” descritos anteriormente, estos autores observaron que eran las percepciones que los entrenadores tenían
de los factores de estrés de la situación, más que las exigencias de la misma situación “parece”, lo que era clave en la incidencia del “burnout”.

Por nuestra parte estudiamos recientemente el grado y los aspectos que predicen el “burnout” en una amplia muestra de entrenadores (354 hombres y 34 mujeres) de varios países como España, Estados Unidos, Argentina, Chile, Francia, etc

Como grupo, habían sido entrenadores de tenis durante más de 12 años. En general los entrenadores indicaron que experimentaban niveles de “burnout” de bajos a moderados. Los valores medios indicaron que sufrían de “burnout” una o dos veces al mes. El “burnout” correlacionaba negativamente con la confianza en su propia habilidad como entrenador y estaba asociado positivamente con el nivel somático (relacionado con el cuerpo; cognitivo (p.ej., dudas sobre el rendimiento), y con problemas con la concentración mostrada por los entrenadores. De manera paralela a nuestro estudio sobre los antecedentes del “burnout” en jugadores juniors de nivel internacional , los entrenadores que tendían a definir el éxito personal como entrenador en términos de victoria y superación de los demás, tenían más probabilidades de sentirse “quemados”.


¿Qué podemos hacer con el “burnout”?

La información presentada hasta el momento sobre las causas y consecuencias del “burnout” no ofrece un panorama muy bonito. Obviamente, el sentirse “quemado” no aporta beneficios.
Es una experiencia que queremos que los entrenadores no tengan. A continuación presentamos algunas sugerencias
obtenidas de distintas fuentes y de trabajos aplicados para mantener “burnout” fuera de su vida como entrenador:

1) Recuerde pasárselo bien! 

Sabemos que esto es importante para los jugadores de todas las edades y niveles, pero este principio también se aplica a entrenadores. ¡Nunca pierda su sentido del humor!
Recuerde por qué se dedicó al tenis al principio de todo e intente mantener ese “fuego” interior.

2) Analice de manera profunda y pragmática lo que necesita hacer y lo que quiere conseguir como entrenador. ¿Cuáles de estas cosas están bajo su control personal? ¿Cuáles están fuera de su alcance? Céntrese en las que puede controlar y ponga en perspectiva las demás.

3) Los entrenadores a menudo utilizan el establecimiento de objetivos con sus jugadores. 

Para evitar que esas exigencias como entrenador parezca que estén fuera de su alcance, no olvide fijarse objetivos para Ud. mismo. Los objetivos que fije tienen que ser realistas y alcanzables con trabajo duro (De nuevo, algo que Ud. puede controlar!). Tienen que referirse menos a las victorias derrotas y basarse más en su propio rendimiento como entrenador en áreas como planear estrategias, la enseñanza efectiva de la táctica o la técnica, optimizar el entrenamiento, el control de pensamientos y emociones, la creación de un contexto motivante para los jugadores, etc. Si mantiene su mente en su desarrollo como entrenador en estas áreas, probablemente acabará teniendo más éxito. De lo contrario, tendrá menos éxito.

4) Hay que familiarizarse con habilidades de gestión de estrés y practicarlas regularmente

Detener pensamientos negativos, respiración lenta y controlada desde el diafragma, relajación muscular progresiva) que pueden utilizarse antes, durante y después de partidos importantes. ¡Saber hacer frente a la situación cuando las cosas “se ponen duras” es una habilidad importante!

5) El apoyo social juega un papel importante en aplacar los problemas surgidos en situaciones difíciles
 Busque a aquellos que le motivan y logran obtener lo mejor de Ud. mismo y asegúrese de que no se rodea de gente que le hace
sentirse débil, inseguro y ansioso. Comparta sus sentimientos y experiencias con otros entrenadores a los que respete.

6) Recuerde mantener sus prioridades.
El tenis es un super deporte, sin duda alguna. Pero el tenis, el deporte, son solo una pieza de su vida y una de las facetas de lo que Ud. es como persona. 

Manténgase equilibrado!!! 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *